¿Qué amenaza a la conservación del oso pardo en los corredores?

A pesar del aumento en el número de osos, la población se sigue enfrentando al riesgo de extinción. Los principales problemas y amenazas de conservación del oso pardo son los siguientes:

1. Fragmentación de la población de osos pardos cantábricos en dos subpoblaciones

Los osos pardos cantábricos se encuentran separados en dos subpoblaciones diferentes y casi aisladas, tanto genética como demográficamente. Este problema es especialmente grave, ya que son poblaciones con una baja variabilidad genética y con un pequeño número de individuos en cada una de las subpoblaciones –especialmente en la oriental-.

El Corredor Interpoblacional, de unos 50 km de ancho, separa ambas subpoblaciones, por lo que se debe trabajar en el mismo y conseguir así la conexión entre ambas. Para ello, se deben abordar tareas de creación de un escenario social favorable, a través de diferentes medidas de sensibilización e información que impliquen a la población local, apoyo a los agentes sociales y económicos implicados en el territorio, y el establecimiento de buenas prácticas para la gestión del corredor.

2. Baja variabilidad genética

La supervivencia a largo plazo de una población depende del mantenimiento de suficiente variabilidad genética como para asegurar la supervivencia individual y la adaptabilidad de la población. En pequeñas poblaciones, como las de oso pardo cantábrico, los problemas de naturaleza aleatoria pueden poner en juego su supervivencia tanto o más que las amenazas más deterministas. Por tanto, para erradicar este problema es fundamental garantizar la conectividad entre las dos subpoblaciones de oso pardo cantábrico.

3. Peligro de fragmentación de la subpoblación occidental

Dentro del núcleo occidental existe un área, conocida como el Corredor de Leitariegos, en el que se produce un estrechamiento del área de distribución que, de incrementarse, amenaza con fragmentar la subpoblación occidental. Es necesario mejorar el hábitat de esta zona, facilitando el flujo de ejemplares, para lo que este LIFE+ se propone la compras de montes y fincas, la plantación de fincas, y diferentes acciones informativas.

4. Mortalidad por causas humanas

A pesar de la disminución de la mortalidad directamente asociada al hombre en los últimos años, aún continúan registrándose muertes de oso provocadas por éste (fundamentalmente mediante venenos y disparos). Igualmente, la presencia de lazos ilegales es relevante, especialmente en la subpoblación occidental, que pueden provocar la muerte o mutilar a los osos.

Con el fin de minimizar este problema se plantea la creación de un equipo de campo, que da apoyo a la guardería de las administraciones y de la Guardia Civil en la lucha contra los lazos y los venenos, y acciones de educación y sensibilización.

5. Pérdida de hábitat

La pérdida de hábitat que se produce por diferentes motivos –fundamentalmente por determinadas actividades económicas y cambios de uso del suelo– se combate en este proyecto mediante la mejora de hábitat, específicamente en el corredor de Leitariegos, con compra de terrenos y plantaciones. También contribuye a reducir la pérdida de hábitat la elaboración de un Manual de Buenas Prácticas para la gestión de corredores, en todo el ámbito del proyecto, que establece criterios orientadores para las distintas actividades.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.