El osezno Beato regresará a Liébana y la Fundación Oso Pardo espera que su reinserción sea un éxito

El osezno Beato regresará a Liébana y la Fundación Oso Pardo espera que su reinserción sea un éxito

El osezno Beato regresará a Liébana y la Fundación Oso Pardo espera que su reinserción sea un éxito 0 0 Fundación Oso Pardo

El presidente de la Fundación Oso Pardo (FOP), Guillermo Palomero, participó en la reunión del Grupo de Trabajo del Oso Cantábrico que se desarrolló ayer de forma positiva. Ministerio, comunidades autónomas y expertos debatieron en un ambiente constructivo y consensuaron la decisión de liberar al osezno.

La FOP celebra la buena evolución de las lesiones del osezno Beato que permitirá su inmediata liberación al medio. La decisión de la puesta en libertad con un collar GPS que permita su seguimiento para controlar si reincide en su acercamiento a los pueblos fue secundada por unanimidad por todos los integrantes del Grupo de Trabajo del Oso Pardo Cantábrico reunidos ayer bajo la coordinación del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente. A dicha reunión, que tuvo lugar en la sede de la Consejería de Medio Rural, Pesca y Alimentación del Gobierno de Cantabria, asistieron representantes del propio ministerio, de los gobiernos de Galicia, Asturias, Castilla y León y Cantabria, y tres expertos invitados por el ministerio, entre los que se encontraba el presidente de la FOP Guillermo Palomero. Los tres expertos coincidieron en subrayar la necesidad de que el grupo de trabajo se reúna con mayor frecuencia, especialmente cuando se deban tratar casos de osos problemáticos o con problemas, como ha sucedido con el oso Beato, pues el consenso entre todos los implicados en la gestión de la especie resulta fundamental para la resolución de estas situaciones.

En este sentido, la FOP quiere subrayar la atmósfera positiva en que se desarrolló el encuentro de ayer y el resultado satisfactorio del mismo, que culminó con una visita al Centro de Recuperación de la Fauna Silvestre de Cantabria, en la localidad de Villaescusa. En estas instalaciones los expertos y representantes de las administraciones pudieron ver en directo a través de los monitores el buen estado del osezno e intercambiar impresiones sobre las radiografías de la pata lesionada del animal mientras recibían las explicaciones de la veterinaria del centro y de los técnicos de la consejería. Todo ello en un ambiente de debate constructivo, transferencia de información y disposición al acuerdo.

Tras un mes de cuidados en el centro de recuperación, Beato podrá volver a su entorno natural en un mejor estado físico. Los veterinarios han analizado sus lesiones y han valorado las posibles causas, siendo el disparo la que consideran menos probable. También se han considerado el ataque de otro oso, un atropello, una caída o algún accidente, sin que se haya podido determinar nada concluyente.

A pesar del desarrollo positivo del caso, queda por delante la parte más delicada, su reinserción en la naturaleza, que no será exitosa hasta que se compruebe que Beato no vuelve a los pueblos para tratar de alimentarse. En ese sentido, no juegan a su favor los 40 días en que la consejería decidió mantener desactivado el dispositivo de captura. Tras ese periodo en el que era evidente la querencia del animal por el pueblo y el aumento de la alarma entre sus habitantes, finalmente la consejería rectificó su postura y dio el paso de realizar la captura, que se desarrolló de forma limpia y rápida.

El progreso de los acontecimientos viene a respaldar así el criterio que la FOP mantuvo desde el primer momento en que el osezno apareció en los pueblos de Liébana: su captura inmediata para valorar las heridas, curarlas en lo posible y analizar su origen, así como evitar accidentes y la habituación del animal a los humanos.

Foto: Gobierno de Cantabria