Actualidad

Todos los colmenares atacados por oso en Aragón este verano estaban desprotegidos

Todos los colmenares atacados por oso en Aragón este verano estaban desprotegidos 1000 750 Fundación Oso Pardo

Los datos recabados por la Fundación Oso Pardo (FOP) confirman que ninguno de los colmenares atacados por oso este verano en Aragón se encontraba protegido. En concreto, de los 12 colmenares dañados en la Ribagorza y el Sobrarbe, dos de ellos sí contaban con pastor eléctrico, pero en un caso estaba mal colocado, y en el otro la batería se encontraba descargada. Todos los demás no contaban con sistema de protección alguno.

Por otra parte,  hay que aclarar que no es cierto que los daños de oso a las colmenas en Aragón no se paguen, como ha manifestado un representante de la Unión de Agricultores y Ganaderos de Aragón, UAGA-COAG. Estos daños sí son cubiertos por la administración aragonesa, incluso con una tasación más favorable para el apicultor que en otras comunidades autónomas, según ha podido confirmar la FOP con la información facilitada en el seno del Grupo técnico de trabajo sobre la especie.

Subvencionar los cercados electrificados a los apicultores

Sin embargo, la FOP sí coincide con UAGA en su reclamación para que los cercados electrificados sean subvencionados con dinero público, pues la prevención es la clave para reducir casi por completo, si no en su totalidad, los daños causados por los osos. Lo demuestra el contraste entre lo que vemos que ha ocurrido en Aragón y la situación, completamente diferente, de la vecina comarca del Pallars Sobirá, ya en Cataluña, en donde con 24 colmenares protegidos y varias decenas de osos, no ha habido un solo daño este verano. Sería injusto obviar que la administración catalana sí cubre con dinero público la totalidad del coste de los cercados electrificados.

La FOP confía en que el Gobierno de Aragón incorpore a la apicultura en la próxima orden de ayudas, equiparándola por pleno derecho a los sectores de ovino y caprino en extensivo que sí están incluidos en la orden publicada el  pasado 17 de julio con la que se convocan las subvenciones para medidas de prevención de ataques de oso y lobo.

Acuerdos con asociaciones para cesión de pastores eléctricos

Como complemento a la futura financiación pública de la protección de los colmenares, que habrá de llegar, la FOP se ofrece hoy a las asociaciones de apicultura de la Ribagorza y el Sobrarbe para suministrar de manera gratuita pastores solares a los apicultores de las zonas oseras, así como un tríptico con la información necesaria para su colocación adecuada y correcto mantenimiento. El tríptico informativo puede descargarse de la web de la FOP en este enlace: http://fundacionosopardo.org/wp-content/uploads/2018/10/Evita-ataques-de-oso-a-colmenares.pdf

La producción apícola es de mucho interés por los recursos económicos que genera y por sus beneficios ambientales, derivados de la actividad polinizadora de las abejas. Mediante este sistema de acuerdos con la Confederación en Defensa de la Abeja en la Cornisa Cantábrica (CODACC) y otras asociaciones de apicultores, la FOP ha suministrado hasta la fecha 559 pastores eléctricos a lo largo de la Cordillera Cantábrica, desde Galicia hasta Cantabria, con el objetivo de apoyar a este sector y facilitar su compatibilidad con la conservación del oso pardo.

Protección de colmenares en territorios oseros de la Cordillera Cantábrica

Compartir esta publicación

¿De verdad son los osos el problema del medio rural en los Pirineos?

¿De verdad son los osos el problema del medio rural en los Pirineos? 600 398 Fundación Oso Pardo

Tribuna publicada en El Heraldo de Aragón el 27 de agosto de 2019

La osa Sarousse fue liberada en los Pirineos franceses en 2006 y desde entonces su presencia ha sido continua en la Ribagorza aragonesa. Nunca ha merecido una manifestación a lo largo de estos 13 años. Sin embargo, la llegada de Goiat a Aragón desde Cataluña ha abierto la caja de los truenos, y ha hecho que todos los osos se metan en el mismo saco sin distinción. El comportamiento de Sarousse ya indica que la convivencia con los osos en general no es el problema. En este tiempo, aun con ataques puntuales a la ganadería, la osa no ha generado una conflictividad social, ni una oposición como la que estamos viendo ahora, cuyo máximo exponente ha sido la manifestación en Aínsa del pasado jueves 22 de agosto.

Tampoco antes ningún consejero de la administración aragonesa responsable de la recuperación del oso pardo había despreciado de una forma tan desacertada sus obligaciones ante las instituciones autonómicas, nacionales y europeas. Por mucho que el Sr. Olona lo niegue, el Gobierno de Aragón siempre ha apoyado desde sus inicios la reintroducción de la especie para su recuperación, y así se refleja en la documentación de los sucesivos proyectos. No se comprende, y resulta inadmisible que atice un fuego que ni siquiera debería existir.

Culpar al oso de los males del medio rural no resiste ningún análisis. La fuerte competencia de los mercados, la falta de desarrollo y oportunidades, y en muchas ocasiones también la escasez de infraestructuras y servicios, son los verdaderos problemas. Y este es un diagnóstico ya bien conocido, que nada tiene que ver con el oso, como demuestra que se produzcan el mismo abandono del campo y los mismos males que aquejan a la ganadería extensiva en los lugares en donde este no existe.

Por eso sorprende que la manifestación organizada por los sindicatos agrarios UAGA, ASAJA, UPA y ARAGA ponga el foco en el sitio equivocado. ¿El “No al oso” es, en serio, la propuesta que va a solucionar los problemas reales del medio rural?

En la Fundación Oso Pardo (FOP) siempre hemos sido y seremos respetuosos con el sentir del medio rural. Somos conscientes de su desasosiego ante el futuro y la desazón que produce asistir impotente al vaciamiento de los pueblos. En este escenario, sabemos que el regreso de la especie necesita mucha información, mucha transparencia y mucho diálogo con los habitantes del territorio para mostrar la realidad; que el oso es un beneficio ambiental para toda la sociedad y una oportunidad de desarrollo para la zona. Pero en ese proceso es fundamental el apoyo de las instituciones. Si la reeducación de Goiat no funciona, abórdese su caso particular, pero no hagamos pagar a todos los osos por el comportamiento de un solo ejemplar.

Reiteramos una vez más las evidencias de que la coexistencia es perfectamente posible: en el Parque Natural de Somiedo, en la Cordillera Cantábrica, 8.000 vacas de carne conviven perfectamente con cerca de 40 osos en un área de 28.000 ha, y además, el oso es motor de un creciente sector turístico. Dentro de los Pirineos, los datos también avalan la coexistencia en la comarca catalana del Pallars Sobirá, donde la FOP ha trabajado en la prevención de daños dentro del proyecto PirosLife, demostrando que esos daños pueden reducirse a niveles simbólicos.

Durante la manifestación en Aínsa se ha escuchado a alguno de los líderes sindicales acusar a Bruselas de decidir la vida del medio rural desde un despacho. En primer lugar conviene recordar que la Unión Europea somos todos los ciudadanos europeos, y entre todos hemos decidido proteger los mejores valores naturales de nuestros países, entre ellos el oso. Y en segundo lugar, para hacerlo posible, la UE autoriza a los estados miembros a que utilicen fondos europeos para sufragar en su totalidad los costes de prevención y compensación de daños que la especie pueda generar. Son las comunidades autónomas las que deben ser diligentes a la hora de solicitarlos y gestionarlos.

Por tanto, si los problemas del medio rural son claramente otros, si los osos van a seguir estando y cada vez habrá más porque es una especie protegida, si las evidencias y los ejemplos de convivencia están ahí, si hay disponibilidad económica y apoyo de la UE para abordar la prevención y compensación de daños, y si además el oso puede convertirse en un buen activo, ¿a qué esperamos para sentarnos todos de una vez y empezar a avanzar?

Mastín de guarda con rebaño en los Pirineos

Compartir esta publicación

La FOP recuerda que el Gobierno de Aragón apoyó la introducción del oso Goiat y se comprometió a participar en su seguimiento

La FOP recuerda que el Gobierno de Aragón apoyó la introducción del oso Goiat y se comprometió a participar en su seguimiento 3264 2448 Fundación Oso Pardo

La Fundación Oso Pardo (FOP) pide al Gobierno de Aragón que cumpla sus compromisos. La recuperación del oso pardo en los Pirineos ha contado siempre con su respaldo e implicación expresos, como acredita la documentación oficial de todos los proyectos europeos del Programa LIFE desarrollados con ese objetivo. El primero de ellos, denominado Primera fase del Programa de conservación de vertebrados amenazados en los Pirineos, se acometió  en 1993 conjuntamente por Aragón, Cataluña, Navarra, Francia y el antiguo Instituto Nacional para la Conservación de la Naturaleza (ICONA), y en su marco se produjeron las primeras reintroducciones de osos en los Pirineos. Ya en fechas recientes, el respaldo del Gobierno de Aragón a la continuidad de esta política, se ha materializado con una carta de apoyo al proyecto PirosLife, iniciado en 2014 y aún en desarrollo, bajo la coordinación de Cataluña, y cuya primera acción reseñada era la introducción de un nuevo ejemplar para la mejora genética de la población osera existente.

La carta, fechada el 20 de noviembre de 2013, dice textualmente “La Dirección General de Conservación del Medio Natural del Gobierno de Aragón apoya la realización del Proyecto sobre la conservación del oso en los Pirineos catalanes. Las evidentes relaciones entre los ejemplares de oso pardo que pueblan el Pirineo catalán con los que ocasionalmente ocupan territorios aragoneses hace que las mejoras que puedan producirse en el estado de conservación de la población de Cataluña acaben teniendo un efecto positivo en la población aragonesa, y en definitiva en el conjunto de la situación de la especie en la cadena pirenaica”.

Además, sobre las acciones de seguimiento, la misma carta especifica que “Las previsibles incursiones en el territorio aragonés de ejemplares procedentes de la población catalana serán objeto de seguimiento por parte del personal del Gobierno de Aragón de manera coordinada con los técnicos de la Generalitat de Cataluña que desarrollen las acciones del programa Life, asegurando la homogeneidad en los criterios de seguimiento y tratamiento de la información a través de las vías de coordinación habituales entre ambas Comunidades Autónomas”.

Y concluye: “Insistir en cualquier caso en el interés que `para Aragón tiene el desarrollo de este Proyecto en Cataluña no solo por lo que supone de mejora en la conservación de la población osera, sino también como posible modelo a seguir para acciones de conservación a realizar en nuestro propio territorio”.

Transparencia, diálogo y cooperación

Por tanto, no se comprende ni la actitud ni los mensajes que está trasladando a la sociedad el consejero en funciones de Desarrollo Rural y Sostenibilidad, Joaquín Olona, en los que responsabiliza a Francia y Cataluña de la introducción de Goiat y manifiesta su oposición frontal a la presencia de osos en los Pirineos, generando además un ambiente negativo que en nada beneficia a la convivencia social en estos territorios.

La FOP insta a la administración aragonesa a que redirija la situación en coherencia con las obligaciones legales y con los compromisos que adquirió voluntariamente, vuelva a asumir la conservación del oso pardo en los Pirineos y, sobre todo, trabaje de forma activa en las medidas para hacerla  compatible con la ganadería extensiva, manteniendo una información transparente y un diálogo continuo con la población de los territorios oseros.

La convivencia entre el oso pardo y el único sector afectado por su presencia, que es el ovino en extensivo, no es fácil pero es posible con mucho diálogo, mucha transparencia informativa y con las medidas de prevención e indemnización adecuadas, que la administración debe debatir y acordar con dicho sector.

Por último,  la única manera de avanzar en la conservación de la especie en los Pirineos es establecer y mantener la cooperación entre los distintos gobiernos comprometidos, y remar todos en la misma dirección, como ya están haciendo a pesar de las dificultades Cataluña y Navarra.

Patrulla Oso de la FOP con pastor en el Pallars Sobirá, Lleida

Compartir esta publicación

La cohabitación con osos en Aragón es posible, como se demuestra en la Cordillera Cantábrica y en otros lugares de los Pirineos

La cohabitación con osos en Aragón es posible, como se demuestra en la Cordillera Cantábrica y en otros lugares de los Pirineos 1437 1079 Fundación Oso Pardo

Ganaderos del Valle de Chistau, en los Pirineos aragoneses están protagonizando estos días, con el apoyo de los sindicatos UAGA y Asaja, intensas protestas contra la presencia de osos en la comarca. Los desplazamientos del oso Goiat a esta zona desde territorio francés y catalán, y los últimos ataques atribuidos a él están siendo empleados como un ejemplo de la imposibilidad de convivencia entre la ganadería y los osos.

La Fundación Oso Pardo (FOP) quiere subrayar que esto no es así. La cohabitación entre ganadería extensiva y osos es perfectamente posible también en Aragón, como lo está siendo desde hace años, y cualquiera puede comprobarlo, en otras zonas de los Pirineos y en la Cordillera Cantábrica. Solo en el municipio de Somiedo, en Asturias, conviven perfectamente 8 mil vacas de carne pastando en las montañas con cerca de 40 osos pardos; todos ellos en un espacio de 28 mil hectáreas, y ningún ganadero demuestra temor ni animadversión al oso. Al contrario, el oso está siendo motor de desarrollo para nuevas actividades económicas y una marca de calidad para la venta de servicios y productos.

«El caso de Goiat no puede ser utilizado para poner en riesgo la recuperación del oso pardo en los Pirineos”, manifiesta Guillermo Palomero, presidente de la Fundación Oso Pardo. “Goiat es un oso con un comportamiento depredador inusual, y las administraciones están evaluando su retirada. Si las autoridades, que son las competentes, toman esa decisión, la FOP la apoyará siempre que esté fundamentada y fracasen las medidas de aversión”, añade, “pero lo que hace falta, es que deje de escucharse continuamente que no es posible la convivencia, porque no ayuda a abordar la situación con la serenidad que requiere. Sí es perfectamente posible,  solo que hay que poner en marcha las medidas adecuadas de prevención y compensación, que deben ser sufragadas en su totalidad por la administración”.

Conviene recordar que las medidas de prevención aplicadas en el marco del proyecto europeo PirosLife en la comarca del Pallars Sobirá, en donde ha trabajado la FOP, han sido capaces de reducir los daños de forma drástica, admitiendo, obviamente, que nunca se podrán evitar de forma absoluta. Desde 2014 hasta 2017 solo se registraron en dicha comarca 11 ataques con unas pérdidas de 19 ovejas, 4 cabras y 4 colmenas. Es decir, entre 5 y 6 cabezas de ganado y una colmena de media al año. Además de escasos, estos daños son indemnizados.

También es conveniente recordar, al hilo de las críticas del sector ganadero por la falta de información sobre la localización de Goiat, que la introducción de este ejemplar esloveno no tiene nada que ver con las autoridades francesas, sino que fue fruto de una de las acciones del proyecto PirosLife, coordinado por la Generalitat de Cataluña. A lo largo de la ejecución de este proyecto, las distintas administraciones concernidas por su actividad, entre las que se encuentra la aragonesa, siempre han mantenido un intercambio fluido de información, y la localización y movimientos del oso Goiat han sido conocidos por todas ellas.

La presencia de osos en Aragón, procedentes de Francia y Cataluña, va a ser cada vez mayor debido a la recuperación de la especie que, no olvidemos, es una exigencia de la normativa comunitaria.

La FOP siempre ha apoyado firmemente a la ganadería en extensivo como un sector fundamental para la supervivencia del medio rural y de la propia biodiversidad, y ha comprendido que la presencia del oso pardo en un territorio del que había desaparecido genera desasosiego entre los habitantes que viven de esa actividad, pero también ha demostrado que esa convivencia es posible cuando las administraciones reman a favor y aplican con celeridad las medidas de prevención y compensación necesarias.

 

Ganado en la Cordillera Cantábrica

Compartir esta publicación

La Fundación Oso Pardo se une a la denuncia de las obras del Parque Eólico Serra do Oribio en plena Red Natura 2000

La Fundación Oso Pardo se une a la denuncia de las obras del Parque Eólico Serra do Oribio en plena Red Natura 2000 1599 1200 Fundación Oso Pardo

La Fundación Oso Pardo (FOP), junto con la Asociación para a Defensa Ecoloxica de Galicia (ADEGA) y la Asociación Galega de Custodia do Territorio (AGCT), apoyan la denuncia presentada ayer, 26 de junio de 2019, por la Sociedade Galega de Ornitoloxía (SGO) ante la Fiscalía de la Comunidad Autónoma de Galicia contra las obras iniciadas por la empresa Fergo Galicia Vento, S.L. en la Serra do Oribio, incluida dentro de la Red Natura 2000 y con importantes valores naturales y culturales.

El movimiento de tierras con maquinaria pesada y acondicionamiento de pistas se encuentran paralizados cautelarmente desde el pasado lunes 17 de junio al no contar con toda la documentación reglamentaria. Concretamente, se han hecho grandes explanadas y se ha procedido al ensanchado general y desvío en algunos tramos del camino que sube desde la parroquia de Lampazas a la cumbre del Oribio y que se corresponde con el trazado de un antiguo camino real.

Desde la FOP hemos solicitado también oficialmente a la Dirección Xeral de Patrimonio Natural de la Xunta toda la documentación del proyecto e información sobre el estado en que se encuentra su tramitación ambiental, teniendo en cuenta que se pretende construir la instalación eólica en base a una Declaración de Impacto Ambiental aprobada en el año 2005, y que desde entonces no solo han cambiado las circunstancias tecnológicas, energéticas y ambientales, sino que se ha aprobado un Plan Director de la Red Natura 2000 en Galicia que, entre otras medidas, prohíbe la instalación de nuevos parques eólicos en los espacios de la red (Artículo 23 del Decreto 37/2014).

La Serra do Oribio está catalogada como Zona Especial de Conservación (ZEC Ancares-Courel), dentro de la Red Natura 2000 de Galicia, y como Zona de Especial Protección de los Valores Naturales (ZEPVN), tiene una riqueza natural muy destacable, importantes valores etnográficos y culturales y es, además, zona de presencia reciente de oso pardo, dentro del proceso de expansión natural de la especie por las sierras orientales lucenses que lleva produciéndose desde hace unos años. La FOP manifiesta su preocupación por los impactos negativos que el parque proyectado puede tener sobre el oso pardo y toda la riqueza natural y cultural de esta sierra, así como su desarrollo sostenible, y solicita a todas las autoridades ambientales que velen por el cumplimiento de las disposiciones del Plan Director de la Red Natura 2000 en Galicia, que prohíbe nuevos parques eólicos en los espacios de la red.

Maquinaria pesada en la zona de movimientos de tierra. Foto ADEGA

Compartir esta publicación

La FOP presenta el nuevo programa educativo HUELLA CANTABRIA

La FOP presenta el nuevo programa educativo HUELLA CANTABRIA 800 579 Fundación Oso Pardo

Hoy se ha presentado en la explanada de la Ermita de la Virgen de Valmayor, en Potes,  HUELLA CANTABRIA, el nuevo proyecto didáctico de la Fundación Oso Pardo, realizado con el apoyo del Gobierno de Cantabria, a través del CIMA,  y de ECOEMBES en el marco del proyecto LIBERA.

El Programa HUELLA CANTABRIA abarca un conjunto de actividades de formación y sensibilización ambiental para escolares con el oso como referencia. Comprende actividades en aula, y una jornada vivencial en Liébana a través de una visita a la Casa del Oso ubicada en Potes, y un itinerario didáctico por el entorno de la Ermita de Valmayor. Este itinerario natural está preparado específicamente con huellas de oso y de otros animales  (recreadas), dentro de un entorno con todos los elementos propios del hábitat osero. Tiene como objetivos generales la adquisición de conocimientos sobre la situación actual del oso pardo cantábrico y el fomento de valores y comportamientos positivos hacia el patrimonio natural y cultural de Cantabria, entre estos, especialmente, la prevención o limpieza de residuos en el medio natural.

La presentación ha contado con la asistencia de  la vicepresidenta del Gobierno de CantabriaEva Díaz Tezanos quien ha destacado la importancia de este programa para conseguir que el oso pardo cantábrico sea un dinamizador de la educación ambiental y formativa de los jóvenes y que éstos sean “los mejores defensores de una especie tan protegida y valiosa que representa una de las mayores joyas del patrimonio natural y cultural de la Comunidad”.

También han estado presentes el alcalde de Potes, Javier Gómez; el director general del CIMA, Jesús García; el presidente de la Hermandad de la Caridad de la Virgen de Valmayor, Jesús Gómez; el representante de Ecoembes, Eliezer Sánchez, y los directores del CEIP Concepción Arenal, Agustín de Lózar, y del IES Jesús de Monasterio, Eloy Diego.

Por su parte, el presidente de la Fundación Oso Pardo, Guillermo Palomero, ha calificado el proyecto de “sencillo, pero perfecto” porque conjuga un escenario “magnífico”, unas actividades de sensibilización y formación de gran importancia educativa y un contexto adecuado.

El recorrido didáctico ha sido estrenado por un grupo de escolares procedentes de un colegio de Pontevedra, que se encuentran de visita en Liébana. Han estado guiados en todo momento por Elsa Sánchez, miembro de la Patrulla Oso del Cantábrico Oriental y educadora ambiental.

De izquierda a derecha: Mª del Carmen Sánchez, Eloy Diego, Jesús Gómez Vega, Guillermo Palomero, Eva Díaz Tezanos, Javier Gómez, Jesús García, Eliezer Sánchez y Agustín de Lózar

Compartir esta publicación

DEPANA y la Fundación Oso Pardo trabajarán juntas en favor del oso en los Pirineos

DEPANA y la Fundación Oso Pardo trabajarán juntas en favor del oso en los Pirineos 1024 768 Fundación Oso Pardo

La Lliga per a la Defensa del Patrimoni Natural (DEPANA) y la Fundación Oso Pardo (FOP) han firmado un convenio de colaboración para trabajar de forma conjunta y permanente en favor de la conservación del oso pardo en los Pirineos. El acuerdo contempla el desarrollo de proyectos y actividades en torno a la conservación de la especie y de su hábitat, incluyendo la investigación aplicada, la comunicación y la educación ambiental, entre otras áreas de trabajo.

La iniciativa responde a la necesidad de abordar los retos de conservación que plantea la especie en los Pirineos, pues si bien es cierto que la población de osos pirenaicos está experimentando un crecimiento sostenido en los últimos años, continúan existiendo factores de amenaza, como su escasa población, la pérdida de hábitat de calidad, o conflictos entre osos y actividades humanas. Tampoco se puede olvidar que el oso pardo está catalogado “en peligro de extinción” dentro de nuestra normativa y es considerado en la Directiva de Hábitats de la Comisión Europea como una “especie prioritaria”, cuya conservación supone una responsabilidad especial.

Conservación y mejora del hábitat

Por este motivo, el convenio firmado por las dos entidades conservacionistas de larga y reconocida trayectoria, comprende varias áreas de actuación. Una de las principales es la defensa del hábitat osero ante los impactos negativos, para lo que se coordinará la acción de sus respectivos equipos técnicos y jurídicos. En paralelo se trabajará para mejorar la calidad de dicho hábitat plantando bosquetes de árboles frutales silvestres y arbustos que aumentarán la disponibilidad de alimento para los osos.

Fomento de la imagen positiva del oso

Otra línea fundamental de colaboración se centra en el fomento de la imagen positiva del oso. Para ello se tratará de favorecer cambios de actitud hacia la especie entre la población local y en la sociedad en general, divulgando información suficiente sobre la ecología y el comportamiento de los osos y sobre las oportunidades que ofrece como elemento dinamizador de las economías rurales. Así mismo se promoverán campañas educativas en los centros escolares de Catalunya.

Prevención de conflictos entre humanos y osos

En su acuerdo, DEPANA y FOP destacan la importancia de adelantarse a los problemas estableciendo sólidas bases de trabajo con el territorio: “Consideramos esencial impulsar el diálogo y el consenso con los agentes locales, económicos y sociales, para mejorar la aceptación social del oso y prevenir los conflictos”, suscriben. En concreto, las acciones se dirigirán a conseguir una convivencia pacífica entre la ganadería extensiva, la apicultura y los osos, y a compatibilizar las actividades de ocio y deportivas con la conservación de la especie.

 

Marta Gumà i Bondia, presidenta de DEPANA, y Guillermo Palomero, presidente de la FOP, en la firma del acuerdo

 

 

Compartir esta publicación

40 osos detectados en los Pirineos en el censo provisional de 2018

40 osos detectados en los Pirineos en el censo provisional de 2018 1006 753 Fundación Oso Pardo

El censo provisional de osos de 2018 para Pirineos cifra en 40 los osos detectados. El macho Pyros se da por muerto después de haber sido el progenitor de gran parte de los osos que viven actualmente en la zona.

Son tres menos que en 2017, pero hay que tener en cuenta que estos datos se volverán a revisar el año próximo y entonces se incorporarán los ejemplares que no hayan sido detectados ahora.

¿Quién realiza este censo? Es un trabajo coordinado por los equipos de Francia, Andorra, Valle de Arán, Navarra, Aragón, Cataluña y Fundación Oso Pardo, que constituyen el “Grupo de Seguimiento Transfronterizo del Oso pardo en los Pirineos” GSTOP. Los resultados del censo, obtenidos por observaciones, huellas, fotos y análisis genéticos, fueron puestos en común en la reunión celebrada el pasado 18 de marzo en la localidad de Vielha, en el Valle de Arán, dentro del proyecto Piroslife, del que la Fundación Oso Pardo es socia.

Compartir esta publicación

Convocatoria de plantación con voluntarios el 24 de marzo en Larón, Cangas del Narcea (Asturias)

Convocatoria de plantación con voluntarios el 24 de marzo en Larón, Cangas del Narcea (Asturias) 1600 900 Fundación Oso Pardo

El próximo 24 de marzo volveremos a desarrollar una nueva actividad de voluntariado para plantar especies frutales en áreas oseras. En esta ocasión se restaurará un área de 7.000 metros cuadrados en Larón, localidad del concejo asturiano de Cangas del Narcea, en el Parque Natural de Fuentes del Narcea Degaña e Ibias y espacio de la Red Natura 2000 que resultó muy afectado por los incendios forestales de octubre de 2017.

Esta plantación adquiere un significado especial pues los árboles que se quemaron, cerezos silvestres y arraclanes, habían sido plantados en 2015 precisamente también con voluntarios de la FOP.  En la nueva convocatoria del 24 de marzo se plantarán 312 árboles entre cerezos y ciruelos silvestres con la esperanza de que en el futuro ofrezcan alimento y cobijo al oso pardo.

“Los frutos carnosos son un importante recurso alimenticio para los osos en verano cuando los frutos secos de las hayas y los robles aún no están disponibles. Su alto contenido en azúcar contribuye a proporcionarles la energía necesaria tras una primavera en la que se alimentan principalmente de especies herbáceas que son poco energéticas”, explica María Gómez, ingeniera de montes y responsable de plantaciones en la FOP.

Desde que la FOP iniciara el programa de Voluntariado Oso en 2012, 1.780 personas han participado en actividades de plantación desarrolladas en territorios oseros de las comunidades de Asturias, Cantabria y Castilla y León. Hasta la fecha, dentro del programa de voluntariado, se han plantado 9.617 frutales de 7 especies (principalmente cerezos, manzanos y arraclanes) en 34 actividades. En el total de sus proyectos, incluyendo los de voluntariado, la FOP ha plantado 172.704 frutales para el oso, para los que ha contratado en su mayoría trabajadores locales.

“La FOP da una gran importancia a las actividades de voluntariado, porque ayudan a hacer partícipe a la sociedad en la conservación de la biodiversidad además de fomentar los valores solidarios”, argumenta Gómez, destacando que el perfil del voluntario es muy heterogéneo pues participan desde familias enteras hasta estudiantes, personas jubiladas y profesionales de diferentes ámbitos.

Para Francisco Javier Urbaneja, uno de los voluntarios más activos de la FOP, “es una obligación moral que me produce una gran satisfacción cumplir. Tenemos que cuidar entre todos el planeta, cuidar el medioambiente y la naturaleza”.

La plantación del 24 de marzo en Larón cuenta en esta ocasión con el apoyo económico del Grupo El Gaitero.

 

Compartir esta publicación

Incendios y más incendios

Incendios y más incendios 1500 996 Fundación Oso Pardo

Tribuna de opinión publicada en el Diario Montañés relativa a la ola de incendios ocurrida en Cantabria.

Está firmada por la Fundación Naturaleza y Hombre, la Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos y La Fundación Oso Pardo.

 

Guillermo Palomero. Fundación Oso Pardo.

Carlos Sánchez. Fundación Naturaleza y Hombre.

Gerardo Báguena. Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos

 

Cantabria ha vuelto a sufrir en los últimos días una nueva oleada de incendios que nos dejaron más de doscientos fuegos presuntamente intencionados y afectaron a la mitad de los municipios de la Comunidad, lo que ya de por sí resulta alarmante.

Pero, con todo, lo peor es que los datos dibujan una tendencia muy preocupante y reclaman el análisis urgente de lo que está pasando, especialmente por parte de la administración cántabra. No sin rubor se debe aceptar que nos encontremos a la cabeza de las regiones de la Unión Europea en número de incendios en relación con su superficie. Mientras que en todos los países del Sur de Europa y en todas las demás regiones de España se ha conseguido ir reduciendo la incidencia de los incendios, en Cantabria y Asturias no ha dejado de aumentar durante las últimas décadas tanto su número, como la superficie afectada por el fuego y la frecuencia de los grandes incendios (los que recorren más de 100 ha). De esta forma Cantabria, registra una media de 730 incendios al año, lo que nos da una idea de la magnitud del problema. ¿Por qué ocurre?

Los expertos en incendios forestales, y cualquiera que conozca nuestro medio rural, saben que quienes queman en Cantabria son gente del territorio que usan el fuego como herramienta para crear o mantener los pastos, o bien como espita y altavoz de sus quejas, justificadas o no, pero asociadas a la crisis sin precedentes que está sufriendo el mundo rural. Alguno de los incendios puede ser imputable a la acción de pirómanos (que, tal como define la RAE, son enfermos con una “tendencia patológica a la provocación de incendios” –sin una razón o a cambio de nada, podríamos añadir nosotros-), aunque las estadísticas oficiales les atribuyen un porcentaje de siniestros muy bajo.

Un rasgo distintivo de los incendios cantábricos es que muchos se producen en invierno o principio de primavera, una época a priori desfavorable al fuego, pero favorable para quemar el matorral con la intención de regenerar los pastos o ampliar la superficie pastable. Estas quemas pueden ser autorizadas y tienen que ser vigiladas para evitar que el fuego se descontrole. Pero algo no está funcionando bien para que la mayoría de las quemas se lleven a cabo con nocturnidad, sin permisos y sin vigilancia. Las quemas pasan entonces a ser ilegales e incontroladas, y pueden convertirse en un grave problema para la conservación de nuestra biodiversidad y para otras actividades de mucho interés como la apicultura.

Una medida muy recomendable sería fomentar los desbroces de matorral realizados de forma manual o mecanizada. Son una buena alternativa a las quemas prescritas allí donde la orografía del terreno permite realizarlos, y siempre que posteriormente vayan asociados a una adecuada carga ganadera. Es una medida que además puede generar empleo local.

Lo que bajo ningún concepto se puede admitir o justificar es el uso del fuego para protestar, aun comprendiendo que la gente del medio rural sufra escasez de infraestructuras y servicios o asista impotente al vaciamiento de sus pueblos, entre otros desasosiegos. Porque, con el denominador común de la sensación de abandono, se está creando una caja de Pandora en la que se enmarañan todo tipo de agravios percibidos, incluyendo a la fauna salvaje y el retraso en el pago de indemnizaciones. Las crisis sociales y/o económicas no son exclusivas de un sólo sector o grupo social, y asistiríamos a un caos si todos aquellos que se encuentran en problemas encauzaran sus protestas de una manera tan destructiva.

Durante décadas la política de lucha contra el fuego se ha basado casi exclusivamente en la mejora de los medios de extinción, y los esfuerzos en prevención han sido pocos. Sin embargo, tal como nos dicen los datos, esta política en la montaña cantábrica ha fracasado. Hay que apostar decididamente por las medidas de prevención; no sólo se trata de apagar bien el incendio sino de que éste no llegue a producirse. No hay que olvidar, además, que en prevención y también en investigación de los incendios, es esencial contar con una plantilla suficiente de Agentes del Medio Natural.

Creemos necesario que todos los incendios deben ser abordados y extinguidos independientemente del tipo de hábitat al que afecten. Ante oleadas de incendios como la de estos días, es evidente que se debe priorizar la extinción de los que amenacen directamente a las personas o sus bienes. Pero cuando esto no ocurre y los incendios afectan a determinados hábitats y, además de esto, se producen en zonas de elevada altitud y alejadas de zonas habitadas, es muy frecuente observar cómo no se interviene y permanecen activos durante varios días calcinando un elevado número de hectáreas, muchas veces en espacios de la Red Natura 2000 (la red europea de espacios naturales protegidos).

Abordar la complejidad de este escenario requiere una administración que entienda y atienda a los habitantes del medio rural, que demuestre su capacidad para el diálogo, pero que a la vez se enfrente de forma enérgica a aquellos que infringen la ley en beneficio propio o por pura inmoralidad. De otro modo, asistiremos un año sí y otro también a oleadas de incendios, a la pérdida de biodiversidad y al empeoramiento de la fractura social entre el medio rural y el urbano.

Por último, queremos hacer un llamamiento a la colaboración ciudadana que entendemos decisiva para combatir con éxito esta lacra y la impunidad que la rodea. El encubrimiento del autor, mal entendido como silencio de vecindad, es un error muy caro que pagamos y sufrimos todos los cántabros.

 

Incendio en el Alto Sil en octubre de 2017

 

Compartir esta publicación
WordPress Image Lightbox Plugin