Grupos conservacionistas de Cantabria denuncian el incumplimiento del gobierno cántabro con la Red Natura 2000

Grupos conservacionistas de Cantabria denuncian el incumplimiento del gobierno cántabro con la Red Natura 2000

Grupos conservacionistas de Cantabria denuncian el incumplimiento del gobierno cántabro con la Red Natura 2000 0 0 Fundación Oso Pardo

El incumplimiento supondrá sanciones millonarias y pone en riesgo fondos comunitarios para la conservación y el mundo rural de Cantabria.

La Fundación Naturaleza y Hombre, la Fundación Oso Pardo y SEO/BirdLife han denunciado esta mañana en rueda de prensa el incumplimiento del Gobierno de Cantabria con la legislación estatal y comunitaria al no haber aprobado, ni siquiera tramitado, los planes de gestión de los espacios de Red Natura 2000.

La Ley 42/2007, del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad, establecía que los espacios de Red Natura 2000 tenían que tener aprobados sus planes de gestión antes de que finalizara 2010; dado que este plazo no se cumplió, la Comisión Europea abrió un procedimiento de infracción y estableció una prórroga, que se cumple el 31 de diciembre de 2014.

En este periodo, todas las Comunidades Autónomas del norte de España han aprobado sus planes o los tienen en tramitación, con el fin de poder aprobarlos antes de que finalice el año, excepto Cantabria: a día de hoy no se tiene noticia de que el Gobierno cántabro haya puesto en marcha esta tramitación –que incluye un largo procedimiento de participación e información pública–, por lo que resultará imposible cumplir con los plazos establecidos.

Graves consecuencias

Las consecuencias de este incumplimiento para la región y, especialmente, para los municipios que tienen en su territorio espacios Red Natura 2000, son serias:

– La apertura de un inicio de procedimiento judicial ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea de Luxemburgo. Si finalmente resulta condenado el Reino de España, se sancionará a España con una multa millonaria, que la tendrán que abonar las CCAA incumplidoras.

– Todas las actividades y proyectos a ejecutar en Red Natura 2000 adolecerían de una grave inseguridad jurídica. Al no tener aprobado el régimen jurídico aplicable a los usos que se pueden desarrollar en el territorio de Red Natura 2000, habría dudas sobre la normativa a aplicar, pues podría plantearse incluso la aplicación directa de la Directiva, o la prohibición de actividades según el impacto que pudieran tener en el medio. La inseguridad jurídica comprometería, por tanto, la viabilidad de proyectos que se planteasen implantar en Red Natura 2000, al no tener certeza sobre la posibilidad de autorizarlos o no.

– La posibilidad de subvencionar desde Europa proyectos en Red Natura 2000 estaría gravemente comprometida. El hecho de que una Comunidad Autónoma tenga sin aprobar las normas que rigen los espacios de la RN2000 será un argumento para que la Comisión Europea pueda rechazar la financiación de proyectos a ejecutar en dichos territorios, al no existir el adecuado marco normativo. A título de ejemplo, los fondos provenientes del FEADER destinados a compensar las limitaciones existentes por pertenecer a la Red Natura 2000 no podrán utilizarse, al igual que los fondos LIFE, importantísimo fondo europeo que financia la conservación de la biodiversidad en Europa.

– Se afectaría al desarrollo económico de las zonas en Red Natura 2000, debido a la inseguridad jurídica creada, pues retrasará la aplicación de políticas y la ejecución de proyectos.

Se puede concluir que además de comprometer los objetivos de conservación que impulsa la Directiva Hábitats, el negligente retraso de la Comunidad Autónoma perjudica severamente los intereses de la población residente en Red Natura 2000 en Cantabria, necesitada de un urgente impulso a su desarrollo sostenible.

“Desconocemos si la Consejería de Ganadería del Gobierno de Cantabria es consciente de las consecuencias de no aprobar los planes de gestión en Red Natura 2000, porque pueden ser graves y afectar seriamente al desarrollo de muchos municipios rurales de la región y a la conservación de nuestra biodiversidad”, han declarado los portavoces de las tres organizaciones.

La Red Natura 2000 es la red de espacios protegidos más extensa del mundo

La Red Natura 2000 en Cantabria está compuesta de 21 espacios naturales. 7 ZEPAs (Zonas de Especial Protección para las Aves) designadas bajo los criterios de la Directiva Aves, y 14 LICs (Lugares de Importancia Comunitaria) designados por los criterios de la Directiva Habitats. Estos espacios cubren 185.000 has, lo que supone el 21% de la superficie de Cantabria.

En España, el 30% de nuestro territorio forma parte de la Red Natura 2000, lo que da muestra de la gran riqueza en naturaleza y biodiversidad que poseemos. Con más de 2.000 espacios, somos el país que más superficie aporta a la red. Poseemos un gran patrimonio, lleno de oportunidades que tenemos que preservar y también, aprovechar los múltiples beneficios que nos ofrece.

Más de 26.000 espacios naturales de alto valor ecológico en toda Europa forman parte de la Red Natura 2000. Con una superficie de casi un millón de km2, es la red de espacios protegidos más extensa del mundo. Su protección de estos espacios garantiza la conservación del magnífico patrimonio natural europeo.

El modelo de la Red Natura 2000 promueve que la conservación de la naturaleza vaya de la mano con los beneficios para los ciudadanos y para la economía en general. Por ello, lejos de ser un obstáculo para el desarrollo socioeconómico de los lugares, la Red Natura 2000 ofrece nuevas oportunidades para el desarrollo de actividades productivas tradicionales, actividades recreativas y turismo. La Comisión Europea ha estimado que los espacios Red Natura 2000 proporcionan a los ciudadanos europeos servicios vitales como el almacenamiento de carbono, el mantenimiento de la calidad del agua o la protección frente a inundaciones y sequías, valorados entre 200.000 y 300.000 millones de euros al año.

De izquierda a derecha: Carlos Sánchez, de la Fundación Naturaleza y Hombre; Felipe González, de Seo/BirdLife, y Guillermo Palomero, de la FOP, en la rueda de prensa

De izquierda a derecha: Carlos Sánchez (Fundación Naturaleza y Hombre), Felipe González (Seo/BirdLife) y Guillermo Palomero (Fundación Oso Pardo) en la rueda de prensa