Grupos conservacionistas de Cantabria solicitan una reunión urgente para abordar el problema del lobo

Grupos conservacionistas de Cantabria solicitan una reunión urgente para abordar el problema del lobo

Grupos conservacionistas de Cantabria solicitan una reunión urgente para abordar el problema del lobo 0 0 Fundación Oso Pardo

Exigen a la Consejería el pago sin demora de los daños ocasionados por el lobo a los ganaderos.

Las organizaciones conservacionistas con sede en Cantabria ARCA, Ecologistas en Acción (EeA), Fundación Naturaleza y Hombre (FNyH), Fundación Oso Pardo (FOP) y Seo/BirdLife consideramos muy deficiente la gestión del lobo que se está realizando en Cantabria.

Ya en enero de este año solicitamos a la Consejería de Ganadería, Pesca y Desarrollo Rural que se pusiera en marcha un plan de gestión del lobo, como lo tienen Asturias desde el año 2002 o Castilla y León desde el año 2008, como marco imprescindible para gestionar la especie con la menor conflictividad posible con la ganadería. Y asociado a esa solicitud también pedimos que se constituyera una mesa del lobo, con representantes de la administración, ganaderos, cazadores y conservacionistas, que facilitara, con el mejor sentido común y el mayor consenso, plantear un paquete de medidas para gestionar la especie sin conflictos.

Hasta la fecha, no ha habido ningún movimiento por parte de la Consejería, y ha acabado sucediendo lo que era previsible: el conflicto en torno al lobo ha estallado, visualizándose un enfado generalizado en todos los sectores.

Desde los grupos conservacionistas solicitamos a la Consejería que convoque una reunión urgente en la que estén representados todos los sectores mencionados, que permita abordar el problema sin posiciones extremas y buscando las soluciones adecuadas con el mayor consenso posible. Desde nuestro punto de vista, la solución no está en dar batidas, como se hacía antaño y se solicita ahora, que solo sirven para desahogar la tensión y quizás abatir algún ejemplar: es necesario abordar la cuestión con una visión integral, poniendo en marcha todas aquellas medidas que permitan compatibilizar los intereses de los ganaderos con la conservación del lobo. En este sentido, es imprescindible que se aborde el pago de los daños con total rapidez; resulta indignante que, como nos cuentan los ganaderos, haya daños de lobo sin pagar desde hace tres y cuatro años. Así no es posible gestionar una población de lobos sin conflicto.

Lobos ibéricos fotografiados en la Cordillera Cantábrica. Foto: Andoni Canela