La FOP detecta un foco de trampas furtivas en el Parque Natural de las Fuentes del Narcea

La FOP detecta un foco de trampas furtivas en el Parque Natural de las Fuentes del Narcea

La FOP detecta un foco de trampas furtivas en el Parque Natural de las Fuentes del Narcea 0 0 Fundación Oso Pardo

La Fundación Oso Pardo (FOP) localiza y elimina 14 lazos ilegales de acero en una zona osera de Cangas del Narcea

Una Patrulla Oso de la FOP ha localizado 14 lazos de acero en un bosque de castaños de la zona del río Naviego, en el Parque Natural de las Fuentes del Narcea, Degaña e Ibias. La zona es visitada por algunos osos y, de hecho, el equipo de la FOP encontró arañazos y mordiscos en árboles próximos a las trampas (los osos muerden, arañan y se restriegan en los árboles para comunicar su presencia a otros congéneres). En cinco de los puntos donde aparecieron las trampas había indicios claros de haber atrapado jabalíes. El hallazgo fue comunicado al Seprona de la Guardia Civil y los lazos retirados para evitar males mayores.

Los 14 lazos estaban en el mismo bosquete de castaños y seguramente fueron colocados por el mismo furtivo, lo que pone de manifiesto que no se puede bajar la guardia y hay que seguir vigilantes, a pesar de que desciende el número de lazos que anualmente encontramos en el monte.

Noticia-lazos2Vigilantes de la FOP durante el operativo de retirada de lazos

Los lazos están destinados comúnmente a la caza de jabalíes, corzos o ciervos, aunque pueden atrapar a otra fauna como lo osos, provocando graves lesiones o la muerte. Cabe recordar que su utilización está tipificada en el artículo 336 del Código Penal, con penas de cárcel de 14 a 24 meses (sustituida por multa económica en caso de ausencia de antecedentes), además de la inhabilitación para cazar durante un periodo entre 2 y 4 años. Desde el año 1993, la FOP ha localizado y retirado un total de 1.504 lazos y denunciado a 18 tramperos, sorprendidos mientras colocaban o revisaban los lazos (5 de ellos en Asturias).

Las Patrullas Oso de la FOP en el occidente asturiano realizan su trabajo gracias al apoyo de Obra Social Caja Madrid y la Fundación Biodiversidad.