La Fundación Oso Pardo (FOP) se suma a las alegaciones contra la construcción de un hotel que amenaza un valle del Parc Natural de l’Alt Pirineu (Lleida)

La Fundación Oso Pardo (FOP) se suma a las alegaciones contra la construcción de un hotel que amenaza un valle del Parc Natural de l’Alt Pirineu (Lleida)

La Fundación Oso Pardo (FOP) se suma a las alegaciones contra la construcción de un hotel que amenaza un valle del Parc Natural de l’Alt Pirineu (Lleida) 0 0 Fundación Oso Pardo

La empresa Life Explorer SL pretende levantar el hotel sobre una antigua borda ganadera ubicada en el valle de Bonabé, un singular espacio natural, área de presencia de osas con crías y lugar donde nidifica el quebrantahuesos y sobrevive el escasísimo urogallo.

 El proyecto comprende, además de 10 habitaciones, un restaurante con capacidad para 50 personas y un spa, con unas necesidades de agua de 7.800 litros / día. Al complejo se añade una depuradora biológica enterrada, un establo en un zona cercana y un puente, entre otras infraestructuras.

Las alegaciones de la FOP destacan la incompatibilidad de dichas instalaciones con la conservación del patrimonio de la zona y su alta diversidad natural. Además ponen en evidencia que el proyecto no ha evaluado la afección a estos valores naturales ni tiene en cuenta su catalogación como espacio Red Natura 2000, figura de protección europea que exige el cumplimiento de requisitos específicos a las actividades que se desarrollen dentro de su ámbito.

El pliego de alegaciones de la FOP viene a sumarse a las que presentan l´Entitat Municipal Descentralizada (EMD) d´Isil i Alós, y las organizaciones ecologistas IPCENA y DEPANA, que se basan tanto en motivos medioambientales como urbanísticos. Entre los primeros también se pone de relieve la presión que supondría el consumo de las instalaciones sobre el río Noguera Pallaresa, cuya cabecera, además de integrarse en la Red Natura 2000, está declarada espacio de interés natural por la legislación de Cataluña. Por otra parte, el terreno sobre el que el que se pretende levantar la construcción no es urbanizable, por lo que requiere una tramitación diferente a la que se está realizando.

Si el proyecto de la empresa Explorer SL saliera adelante sentaría un peligroso precedente para la transformación de otras bordas, con la pérdida patrimonial y natural que produciría en el valle.

En paralelo a las alegaciones presentadas por la FOP y las demás entidades, y como muestra de apoyo a las mismas, diferentes vecinos de la zona han puesto en marcha una recogida de firmas a través de la plataforma change.org para pedir al Ayuntamiento de Alt Àneu que no permita la construcción de hoteles en Bonabé.

Se puede firmar AQUÍ

 

De izquierda a derecha, Jordi Pedrós, presidente de Ipcena, Francesc Espinal, secretario general de Depana, Sofia Isus, presidenta de l’EMD d’Isil i Alòs, y Guillermo Palomero, presidente de la Fundación Oso Pardo.