Organizaciones ganaderas, cazadores y conservacionistas alcanzan un consenso en torno al lobo en Cantabria

Organizaciones ganaderas, cazadores y conservacionistas alcanzan un consenso en torno al lobo en Cantabria

Organizaciones ganaderas, cazadores y conservacionistas alcanzan un consenso en torno al lobo en Cantabria 0 0 Fundación Oso Pardo

Consideran urgente la creación de la Mesa del Lobo y la aprobación de un Plan de Gestión de la especie que incluya todas aquellas medidas que faciliten la cohabitación.

Las asociaciones Ovican, ASAJA Cantabria, UGAM-COAG, Federación Cántabra de Caza, Fundación Naturaleza y Hombre, Gedemol, Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos, Fundación Oso Pardo y Fundación Félix Rodríguez de la Fuente han alcanzado un acuerdo para la conservación del lobo en Cantabria, consensuando una series de aspectos relativos a la gestión de la especie que asegure su conservación y su cohabitación con las actividades ganaderas.

Las organizaciones firmantes exponen los siguiente:

“En todos los países donde hay lobos su gestión no está libre de dificultades y controversias, por los ataques al ganado y por encarnar símbolos opuestos para diferentes sectores de la sociedad. Cualquier Plan de Gestión de la especie exige que los colectivos implicados derrochen tolerancia y agudicen su capacidad de alcanzar acuerdos y compromisos, en los que inevitablemente cada grupo deberá renunciar a una parte de sus reivindicaciones en beneficio de un consenso razonable.

Conscientes de ello, los abajo firmantes, representantes de las asociaciones ganaderas, de la Federación Cántabra de Caza y de asociaciones conservacionistas de Cantabria, nos hemos reunido en diferentes ocasiones con el objeto de consensuar directrices y medidas sobre los aspectos más relevantes y que ofrecen más dificultad de la gestión del lobo. No hemos debatido otras medidas de investigación, sensibilización o turismo vinculado al lobo, que también son sensibles de incorporarse a un Plan de Gestión con el fin de procurar la cohabitación.

Queremos destacar que esas reuniones se han desarrollado con una resaltable cordialidad, sensatez y con un esfuerzo notable por todas las partes para buscar el mejor consenso. Las directrices y medidas que hemos consensuado y proponemos que sean recogidas, junto a otras a debatir, en el Plan de Gestión del Lobo en Cantabria, se exponen a continuación.

LA APROBACIÓN DE UN PLAN DE GESTIÓN DEL LOBO EN CANTABRIA

Primera.- La primera y fundamental reivindicación que queremos trasladar al Gobierno Regional y a los representantes de partidos políticos con presencia en Cantabria es la necesidad urgente de elaborar y aprobar un Plan de Gestión del Lobo en Cantabria, en la línea de los documentos aprobados por CCAA vecinas: Galicia (aprobado en 2008), Asturias (aprobado en 2002 y actualmente en fase final de revisión) y Castilla y León (aprobado en 2008 y actualmente en fase final de revisión). Los planes tienen objetivos similares, que pueden resumirse en mantener una población de lobos viable coexistiendo de la mejor manera posible con las explotaciones agroganaderas y la población del medio rural, minimizando la incidencia sobre la cabaña ganadera y optimizando la política de compensación de daños.

Segunda.- El Plan de Gestión del Lobo tiene que incorporar la Mesa del Lobo en Cantabria, como órgano de participación, asesoramiento e intercambio de experiencias entre todos los sectores sociales implicados. Los abajo firmantes somos realmente el germen de la Mesa del Lobo, y proponemos a la consejería de Ganadería, Pesca y Desarrollo Rural que seamos tenidos en cuenta en la composición formal de la Mesa del Lobo. Con independencia de otros actores cuya presencia se considere necesaria en esa Mesa, sería conveniente contar también con representantes de la guardería del Gobierno Regional y del Seprona.

EL ÁMBITO DE APLICACIÓN DEL PLAN DE GESTIÓN

Tercera.- El ámbito de aplicación del Plan de Gestión tendría que ser en la totalidad del territorio de Cantabria. Con el objetivo de favorecer una gestión más eficaz, es conveniente establecer una zonificación atendiendo a las distintas características orográficas, socioeconómicas y ecológicas del territorio. Esta zonificación deberá tener en cuenta la idoneidad o no de los territorios para albergar una población estable de lobos. Además, es conveniente revisar periódicamente la citada zonificación.

LA COMPATIBILIZACIÓN CON LA GANADERÍA

Medidas de control

Cuarta.- Medidas de control poblacional. Consideramos que los cupos de extracción tienen que determinarse a partir de estimaciones de la población rigurosas que, en una Comunidad de poca extensión como es Cantabria, deberían realizarse con una periodicidad bianual, y teniendo en cuenta criterios técnicos y científicos como el censo, la presencia continuada de ejemplares en zonas declaradas como no idóneas para la especie, la disponibilidad y densidad de presas silvestres y el número de daños. Según los resultados del estudio, se tienen que establecer los métodos de control más eficaces y apropiados para cada zona.

La indemnización de los daños

Quinta.- El coste de los daños tiene que ser asumido en su totalidad y en todo el territorio de Cantabria por la Consejería, que detente las competencias de gestión de la Biodiversidad. Los daños de lobo tienen que suponer el coste cero para los ganaderos. El mecanismo para el pago de los daños tiene que ser aquel que garantice que los ganaderos cobren las indemnizaciones en un plazo razonablemente breve, minimizando la burocratización actual. El peritaje es recomendable que siga siendo realizado por los guardas, ateniéndose a un protocolo claro que descarte las interpretaciones subjetivas o arbitrarias. En casos excepcionales y muy bien justificados, se debería permitir al ganadero recusar a un perito. Los peritajes y la resolución de los expedientes tienen que tener en cuenta la dificultad técnica a la hora de determinar en muchos casos si los daños han sido ocasionados por perros o por lobos; cuando haya dudas razonables, la resolución tiene que favorecer al ganadero. En este sentido, sería conveniente que el sistema de indemnización que se adopte contemple la depredación por cánidos, sin tener que demostrar la participación del lobo, para evitar la inseguridad jurídica y la denegación de los expedientes en los que esta participación no se ha demostrado con total seguridad. Proponemos que a la hora de valorar adecuadamente los daños se tengan en cuenta las diferencias de edad, raza y genética dentro cada uno de los tipos de ganado, con el fin de que la indemnización sea lo más justa posible, adaptada a cada animal.

Sexta.- Entendemos que el cobro de indemnizaciones no está supeditado a que el ganadero tenga la obligatoriedad de implementar las medidas preventivas que aparecen en el siguiente apartado.

Séptima.- Consideramos muy conveniente que el Plan de Gestión contemple la creación de una ‘Comisión de Daños’, que se reúna periódicamente para llevar un seguimiento continuo de los daños provocados por el lobo y evalúe el buen funcionamiento del sistema de indemnización. Para favorecer el buen trabajo de esta Comisión, sería interesante establecer un ‘Buzón de atención al ganadero’ que recoja las sugerencias y aportaciones de los ganaderos.

Medidas de prevención

Octava.- Con el objeto de reducir los daños de los lobos a las explotaciones ganaderas, consideramos necesario que se favorezca y generalice la adopción de medidas de prevención de daños, como el empleo de mastines, cercados electrificados fijos o móviles, el agrupamiento de rebaños y la contratación de pastores, y aquellas otras medidas que puedan contribuir a disminuir los ataques de lobo. Para generalizar las medidas de prevención, que se detallarían en el Plan de Gestión según zonas y tipo de explotación, se propone que la administración competente establezca una línea de subvenciones que cubra el coste total de las medidas preventivas.

Novena.- Las medidas de prevención son irrenunciables para disminuir la conflictividad asociada a los ataques de lobo y, por ello, además de un coste cero para el ganadero, los abajo firmantes tenemos que hacer un trabajo muy importante de concienciación y un esfuerzo para divulgar y favorecer la adopción de las medidas preventivas.

Medidas compensatorias

Décima.- De forma complementaria, y dada la incidencia de la especie sobre algunas explotaciones ganaderas y la conflictividad social que genera, proponemos el establecimiento de un fondo económico, vinculado al Plan de Gestión, que cubra el sobrecoste que supone la convivencia con esta especie y compense el lucro cesante. El Plan de Gestión recogería, a propuesta de la Mesa del Lobo, los criterios de compensación. Solamente podrán beneficiarse de estas ayudas, las explotaciones ganaderas que hayan adoptado medidas de prevención.

Undécima.- Vinculado a este fondo, proponemos que se articulen ayudas económicas a proyectos presentados por los ganaderos, cooperativas o sindicatos, que reduzcan los daños del lobo mediante cambios en el manejo del ganado, en la producción o a través de la integración de nuevas actividades económicas que rentabilicen la protección del medio natural en las explotaciones.

LA MORTALIDAD ILEGAL DE LA ESPECIE

Duodécima.- Los abajo firmantes queremos demostrar nuestro compromiso con las medidas para combatir la muerte ilegal de lobos que en su momento recoja el Plan de Gestión, manifestando nuestra tolerancia cero con el furtivismo y el uso de veneno.

Por todo ello los firmantes, SOLICITAMOS la creación urgente de la Mesa del Lobo en Cantabria como órgano de participación, asesoramiento e intercambio de experiencias entre todos los sectores sociales implicados al objeto de debatir las propuestas que se adjuntan en el presente escrito, y sumar todas aquellas que ser propongan y que enriquezcan normativamente un verdadero -Plan de la Gestión del Lobo- que sea asumido por instituciones y ciudadanos de Cantabria .”

Firmado: Ovican, ASAJA Cantabria, UGAM-COAG, Federación Cántabra de Caza, Fundación Naturaleza y Hombre, Gedemol, Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos, Fundación Oso Pardo y Fundación Félix Rodríguez de la Fuente.”

firma_lobo_cantabria_web

De izquierda a derecha, representantes de Gedemol, la Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos, la Fundación Naturaleza y Hombre, OVICAN, ASAJA Cantabria, UGAM-COAG, la Fundación Oso Pardo y la Federación Cántabra de Caza, en el acto de la firma del acuerdo